La Ciudad Educadora nos pertenece a todos

A veces no somos conscientes de nuestra capacidad de actuación y nuestro sentido de agencia. Con frecuencia no queremos apropiarnos de los conceptos y las propuestas que, en realidad, nos pertenecen. Hay ocasiones en las cuales no percibimos que las ideas no son propiedad de nadie y nos pertenecen a todos.
El 9 de enero de 2017 el Pleno del Ayuntamiento de la Ciudad de Algeciras aprobó por unanimidad trabajar para que Algeciras fuera una Ciudad Educadora. Esta aprobación conllevaba dos obligaciones para el Ayuntamiento de Algeciras: entrar a formar parte de la Red de Ciudades Educadoras y diseñar (e implementar) el Proyecto Educativo de Ciudad que permite realmente a un municipio no solo denominarse «educador» sino realmente serlo.
Desde entonces el Ayuntamiento de Algeciras ha gestionado esta iniciativa con una lentitud desesperante, tanta como ha sido posible. Si en enero de 2017 yo daba en este blog la bienvenida a la aprobación de la moción de Ciudad Educadora e indicaba posibles líneas de actuación, como proseguí haciendo en una entrada de febrero de 2017, en diciembre de 2017 ya emití una voz crítica con motivo de la tardanza de un año para enviar la solicitud de entrada en la Red de Ciudades Educadoras.
Sin embargo, ahora, en diciembre de 2018, cuando aún no contamos con un Proyecto Educativo de Ciudad y a la vista de que las iniciativas de Ciudad Educadora por parte del Ayuntamiento se han limitado a la celebración con globos del Día Internacional de la Ciudad Educadora y a apoyar el I Congreso de Docentes Iberoamericanos, recientemente celebrado en Algeciras, ahora ya no me quejo. No volveré a escribir diciendo que el Ayuntamiento debe sentar a los agentes sociales para elaborar el Proyecto; no diré que dos años es demasiado tiempo; no acusaré a nadie de haber dejado morir la idea o de no haber cumplido con la moción del Pleno del Ayuntamiento. No, no lo haré.
Por el contrario, ayer fui invitado a participar en las II Conversaciones sobre la Ciudad organizadas por la Asociación AlCultura y avaladas por la Fundación Campus Tecnológico Algeciras. Me invitaron para hablar, precisamente, sobre Ciudad Educadora y allí tuve la ocasión de presentar algunas de las claves de esta iniciativa desde los años 90 en Barcelona hasta hoy, pasando por su desarrollo en América Latina o en distintas ciudades europeas. Allí tuve la suerte de poder participar en el debate posterior que se organizó entre los asistentes que llenaban la sala y de dar respuesta a sus inquietudes o dudas respecto a la propuesta de Ciudad Educadora. Y allí tuve la oportunidad de anunciar el compromiso de mi grupo de investigación y el mío personal, que confirmo a continuación.
A partir del próximo mes de enero el Grupo de Investigación HUM-840 «Conocimiento Abierto para la Acción Social», que tengo la suerte de coordinar, convocará una serie de reuniones para diseñar el Proyecto Educativo de la Ciudad de Algeciras. Estas reuniones, que se celebrarán entre enero y abril de 2019, pretenden abordar las distintas fases de elaboración del Proyecto Educativo de Ciudad de manera transparente, abierta, colaborativa y horizontal y se buscará, por tanto, la participación ciudadana y de las instituciones de la Ciudad de Algeciras.
Desde el Grupo de Investigación «Conocimiento Abierto para la Acción Social» asumimos este compromiso porque creemos que los grupos de investigación universitarios tienen un deber de servicio hacia la ciudadanía y desde esa visión de servicio público queremos contribuir a la reflexión sobre las posibilidades educadoras de la Ciudad de Algeciras. Además, lo hacemos desde nuestro compromiso con el conocimiento abierto y esperando servir de catalizadores para un proceso de trabajo útil y destinado a poder generar tanto un documento válido para la acción como unas redes de colaboración que sean en sí mismas constituyentes de las bases de una auténtica Ciudad Educadora.
Somos conscientes, no obstante, de la dificultad del empeño. El liderazgo de la iniciativa de Ciudad Educadora corresponde a otras instituciones y otras personas pero no parece que haya habido en estos dos años desde la moción del Pleno del Ayuntamiento una gran voluntad por asumir el liderazgo ni la iniciativa. Por esta razón nos decidimos a actuar no contra nadie sino a favor de la Ciudad de Algeciras y de las personas que la habitan.
Una ciudad que sea efectivamente educadora está mejor preparada para afrontar los retos del presente y del futuro. Ahora ha llegado el momento de que las ciudadanas y los ciudadanos de Algeciras demos realmente un paso al frente y asumamos nuestra responsabilidad dándonos a nosotros mismos lo que necesitamos y nos merecemos: un Proyecto Educativo de Ciudad para trabajar por nuestro propio futuro y bienestar.


Os dejo aquí la presentación que usé ayer por si os interesa:

Fotografía de Darlene Cerna en Unsplash

Deja un comentario

Tu email no será publicado